Sorpresas del Born

Ayer, estábamos dando vueltas por el Born en búsqueda de un local para hacer una cerveza. Después de vagabundear un rato y perdernos, que es lo típico que me pasa a mi cuando voy en este barrio, nos topamos con un local realmente interesante.

Immagine

Mosquito, en carrer dels Carders 46, tiene un aire oriental que ya te invita a entrar, debido a la luz roja y cálida que desprenden sus linternas rojas. Al entrar, además, varias decoraciones japo  y tarros de palitos te confirman que se trata de un local donde sirven tapas exóticas. Pero ahí llega la sorpresa: el bar es multitask, aparte de comida exótica es una birreria con productos internacionales. Ofrece una variedad de cervezas belgas, catalanas, alemanas y escoceses muy buena. Habiendo regresado hace un par de días de Bruselas (ya hablaré con calma de esta ciudad), nos encantó descubrir una buena selección de marcas de Bélgica, como westmalle, orval, rochefort, y las cervezas  de fruta, que adoro. Lástima que solo las tengan de manzana y cereza (las de frambuesa y melocotón son mis favoridas)! Y sin hablar de las cervezas de doble malta, de trigo, fermentadas, etc…

A veces hacer deriva por la ciudad resulta muy enriquecedor. Cheers!


Passant página he descubierto…

El sábado pasado por fin pude ir a ver la exposición “Passant página. El llibre com a territorio d’art”, a la Sala Muncunill, que incluía libros de artistas e intervenidos. Y aquí dejo caer una crítica al montaje de la exposición, que deja un poco a que desear, sobre todo las etiquetas y la disposición de las piezas: poco claro, poco intuitivo, mejor dicho, caótico, incluso a veces no había correspondencia entre etiqueta y obra.

Pero lo que más cuenta es que he descubierto unos proyectos muy interesantes, y esto hace que la visita haya valido la pena. Muy interesantes los libros de Enric Montes, como “El domador de sueños” (Creo que el esencial no puede definirse, lo artificial sí … J.L. Borges) de la trilogía “El buscador de prodigios”, o  “Si las paredes hablaran” de Patricia Gómez y Maria Jesús González con textos de John Berger, y  “Unir els punts” de Mariona Moncunill. He podido disfrutar también de “Interactions of two elements on a sheet of paper” de Francesc Torres, de unos libros de Raymond Pettibon, sobre todo “Mi familia” y “The drama hour”,  de “Biopsia 3, Armado en La Plata”,  que viene de la mano del Grupo Escombros: Artistas de lo que queda (sobre estos ya investigaré como debe de ser), y de “Aspen. The Multimedia Magazine in a box 3. The Pop Art issue”, diseñado por Andy Warhol and David Dalton, un número del 1966 al que personalmente había tenido ocasión de trabajar desde el Macba.

Y si eso no fuera suficiente, me he llevado una bonita sorpresa al descubrir dos proyectos extraordinarios, dos delicatesen de esta exposición, que actualmente ha itinerado al MAC de Cerdanyola del Vallès. El primero se llama “La guía de las rutas inciertas”, y estoy convencida de que mucha gente ya lo conoce, más allá de que seáis apasionados a los conceptos de cartografiar, mapear y explorar las ciudades (como yo). Es un proyecto de Clara Nubiola y la editorial Bside Books. Hay que decir que todos los libros de esta editorial son autofinanciados y autoeditados con el autor, por lo tanto además de ser un libro bonito fomenta una buena práctica y maneras alternativas de financiar la creación, como el crowdfunding.

La idea era la siguiente: cada lunes desde Bside Books enviaban a la ilustradora unas coordenadas en Barcelona. Desde aquel punto de partida, el miércoles, boli y libreta a la mano Clara se echaba a caminar, se inventaba un recorrido, y lo ilustraba. Esto para diez recorridos. El hecho de no tener una ruta prefijada le daba absoluta libertad de escoger el camino, de vagabundear, de acceder a rincones escondidos, de empaparse del barrio y del territorio. Estos recorridos son espontáneos y arbitrarios, se ubican fuera de las gastadas rutas turísticas. Son recorridos alternativos, unas verdaderas derivas bretonianas a la Nadja, o unas exploraciones urbanas a la Osservatorio Nomade.

El segundo proyecto que me ha entusiasmado es Máquinas y Maquinaciones, de Ana García Pineda. Se trata de una joya editorial, a medio camino entre un cuento para niños, una antología de sonetos y estas guías de auto-ayuda. A través de este recurso tan inocente, que es un libro ilustrado, Ana pretende cambiar el mundo. O mejor dicho, se inventa unas maquinas geniales para intentar solucionar pequeños y grandes problemas del día a día. A veces se trata de maquinas surrealistas, a veces no tanto, a menudo son tiernas, o irreverentes, a veces muy ingenuas, pero siempre hacen mucha mucha gracia. Y sobre todo, a quien no le encantaría tener al menos una de sus máquinas?

Aquí os dejo unas cuantas imágenes tomadas a la Sala Muncunill. Hay la Máquina para que las malas noticias te las digan en un idioma desconocido, la Máquina para arrepentirte con antelación y poder elegir, la Máquina para clonar a la gente que quieres, la Máquina para que el alzheimer sólo afecte a tus recuerdos tristes, la Máquina para romperlo todo, y hay maquinaciones como Recitar el diccionario entero y una vez dicho todo callar, la de Escribir la lista completa de etc, la de Cambiar mis manos por las tuyas y abrazarte me siempre…


Una agenda cultural molt densa, aquest cap de setmana a Barcelona…

Prepareu-vos per un cap de setmana extraordinariament intens i interessant. Intentaré condensar algunes de les activitats artístico – culturals que personalment no em vull perdre, i així de pas us deixaré algunes ideas. Sé que no podré fer-ho tot, al no poder ser present a més d’un lloc al mateix temps. Que hi farem, coses que passen.

Es comença dijous amb l’ inauguració de la Isabel Rocamora The Intimacy of Violence en la Galeria Senda, a les 19:30. A la mateixa hora nova cita amb el Pati Obert del Cercle Artístic de Sant Lluc: demà toca a Anna Figuera Acció de desgast a les 19:30.

D’altra banda, divendres s’inaugura la nova exposició del Macba Museu de les narratives paral·leles, que presentarà una selecció d’obres de 62 artistes (Marina Abramović, Sanja Iveković, el moviment OHO) de la col·lecció Arteast 2000+ de la Moderna galerija de Ljubljana. Pinta bé ja que el propòsit d’aquesta expo és proporcionar una àmplia panoràmica de l’art d’avantguarda a l’Europa de l’Est i  presentar nous coneixements en aquesta zona. Es continua, a la nit, amb la Fiesta Piel de Foto, a partir de les 21h en el The Private Space  de Poble Nou.

Dissabte serà l’apogeu del cap de setmana: és el dia de la Nit dels Museus. Algunes ideas per fer ordre en el caos d’exposicions i de la ingesta d’ art disponible, són notes mentals meves però poden servir: la street photography de Garry Winogrand en Foto Colectania, 1979 al Palau de la Virreina, Genius Loci en la Fundació Miró, 27 Obres, 18 Autors a la Fundació Suñol. També em faria gracia variar una mica i anar al CosmoCaixa, ja que (vergonya) no hi he anat mai. D’altra banda, també hi haurà activitats en el marc del Festival Loop, que es va inaugurar ahir en Arts Santa Mónica. Una sugerencia és anar a veure Les Vacances D’Arachné, una ficticia tragèdia grega antiga en versió dansa, a les 20:00 a la Galeria Miscelanea.

Acabem diumenge amb una cita més social i política, amb la manifestació Toma La Calle en contra de les retallades (també) en el sector cultural de Democràcia Real. A partir de les 18:00 a Plaça Catalunya. Cal la màxima participació i sensibilització.

Per acabar, recordar que aquest cap de setmana tindran lloc també els Tallers oberts de Ciutat Vella.  Els dies 13, 14 i 15 podrem disfrutar de l’exposició múltiple Síntesi a la Sala d’exposicions del FAD, al Gran Bodegó de circ al Cercle de Sant Lluc, d’accions musicals, de les visites guiades a alguns dels tallers participants i d’accions musicals, entre les altres activitats.

Animeu-vos que n’hi ha per tots els gustos. Per una vegada, no ens podem queixar.


El lunes y los buenos propósitos

No es cierto que el lunes es el peor día de la semana.

El lunes es el día de máxima actividad, … al menos a nivel de intenciones. Lunes es sinónimo de buenos propósitos. De grandes propósitos.

Vienes de un fin de semana productivo e/o relajante, durante el cual has podido recargarte las pilas y reflexionar sobre tus ideas. Pues el lunes es el día perfecto para fantasear las miles de cosas que pretendes realizar esta nueva semana: el tren de la mañana el escenario ideal, como si tuvieras  … y que puntualmente, al menos en mi caso, no llego a hacer.

Son las ocho y media de la mañana, estoy en tren que de casa me conduce a Barcelona, a la feina, y p or la intensa actividad cerebrar,tengo la sensación de que una doble carga de cafeina circula en las venas. Así, esta mañana se me han ocurrido (en orden de aparición) las siguientes ideas: dos proyectos de blog+el tema de un articulo+los títulos de algunos libros que debería sacar de la biblioteca y que, acto seguido, debería leer lo más rápido posible (más que nada para no tener que renovar la reserva durante cuatro semanas consecutivas), también se me ocurrido de que podría sembrar la albahaca y el perejil, que ya es hora, que estoy a tres coladas de gozar de una cesta para la ropa completamente vacía, y que unas cuantas habitaciones reclaman ferozmente limpieza, aunque yo me tranquilize con un “aún pueden esperar”.

Balance de otro lunes, a las 11:00 de la noche: he pasado mi tarde (libre y útil) navegando de blog en blog, tuiteando e incluso chateando.
Me temo que no voy para el buen camíno. A ver si martes tengo más suerte. Ay no, que mañana he quedado con una amiga…

 


Las cosas intimas de Conrad Roset

Explicita sin dejar de ser evocadora, sensual y delicada. Estos podrían ser los tres adjetivos que definen la última exposición de Conrad Roset, Cosas Intimas, que ha tenido lugar miércoles 2 de marzo en la galería Miscelanea de Barcelona. Una sala expositiva muy apetecible, un público con muchas expectativas, era todo un reto. Pues bien, el artista, originario de Terrassa, ha estado a la altura: no ha abandonado su repertorio de musas, pero les ha sabido dar un aire nuevo. Ha sido un éxito redondo.

Conrad Roset sigue con su exploración del cuerpo femenino, pero ahora de una manera más introspectiva, más ensimismada y personal, más intima, aunque siempre inquieta. Esta vez los cuerpos se han hecho más mórbidos, más suaves, poseen calor humano.

Es muy interesante que las lineas nerviosas y tensas del pasado (que transmitían desasosiego) ahora se hayan suavizado, substituidas por una morbidez que transmite más experiencia, más serenidad, incluso más confianza en si mismo. El artista sigue privilegiando el boceto, las líneas que tienden al inacabado, las lineas que dejan el dibujo medio abierto, a lo mejor para sugerir una idea de inclusión, de comprensión, de múltiples interpretaciones.

A veces estos personajes incluso transmiten cariño, ternura, aunque se trate de una ternura sensual. La sensualidad, de hecho, es el indiscutible protagonista de la obra gráfica de Conrad Roset: lo sugieren las posturas de sus personajes, las miradas ambiguas, los labios entreabiertos, los ojos cerrados y abandonados al placer, que se encuentran en ciertas obras claramente sexuales.

Las chicas de Cosas Intimas son sobrecogidas por un ojo exterior que las observa y las espía en su intimidad, el ojo que fotografía el instante robado, el narrador visual que nos remite lo que está ocurriendo en una habitación cerrada. Sin embargo, a veces las chicas toman la iniciativa, descaradas, y clavan su mirada ambigua en el espectador. A veces cándidas e inocentes, a veces maliciosas y provocativas. La suya es falsa inocencia o ingenua coquetería? No lo sabemos, pero sabemos que nos resultan cautivadoras y no podemos dejar de mirarlas.

Para el montaje se ha optado para separar las muchas obras de pequeño tamaño de las pocas de mediano tamaño: mientras que las primas esbozaban micro-relatos, las segundas eran retratos, en primer plano, por lo tanto era una necesidad discursiva y formal, a parte de espacial.

El color es otro gran protagonista de estas obras, echado sobre el papel, aleatorio, las anilinas simplemente yuxtapuestas o mezcladas para que sean libres de derramarse y gotear allá donde quieren. Los colores manchan partes del cuerpo y en el acto las ponen en evidencia, como un reflector, una lampara al neón que ilumina justamente allá donde el artista quiere que se mire, en aquellos detalles del cuerpo que quiere destacar. O que la musa quiere que miremos. Porqué eso sí, las musas de Conrad Roset ya no son etéreas, tienen vida propia, tienen carne y hueso y parece que en cualquier momento puedan dejar su vida bidimensional y salir de la hoja de papel.

Siempre hay una evolución en un artista, y eso es sobre todo cierto en los artistas jóvenes que buscan un estilo propio. Aquí estamos en frente a un work in progress: Conrad Roset está en el camino, está experimentando con los colores y las técnicas, con los soportes y los formatos (por cierto, el formato mediano puede dar pie a resultados asombrosos). Todavía tiene presentes sus referencias artísticas, como Klimt y Mucha, pero las está dejando atrás. Es siempre menos Schiele y siempre más Conrad Roset, está persiguiendo un camino figurativo muy suyo, muy personal y parece haber encontrado la manera de comunicarnos su mundo interior: un universo narrativo y visual muy estético poblado por sinuosas siluetas, mujeres magnéticas y carismáticas, Lolitas indie y encantadoras.